El Gran Problema de los Pequeños Préstamos.

Time Magazine
El Gran Problema de los Pequeños Préstamos
Síntesis y Traducción del artículo publicado por Barbara Kiviat.

Peru___Artesania_lady_by_lux69aeternaFuente: http://lux69aeterna.deviantart.com/art/Peru-Artesania-lady-47460165

Con una compañía que por poco más de 30 años ha venido otorgando crédito a la gente más desfavorecida del Perú, Rafael Llosa es una clara muestra que aunque en principio el hacer pequeños préstamos a mujeres en situación de pobreza extrema para hacer artesanías o a granjeros para comprar vacas lecheras puede estar lejos de parecer un gran negocio, efectivamente lo es.

Hoy convertida en una respetable institución financiera tras mudar su figura original de Organización No Gubernamental (ONG), “Mibanco” y Llosa ponen en evidencia lo que en otros tantos lados alrededor del mundo -particularmente en oriente- pusieron en práctica mucho tiempo antes: que a pesar de su elevado nivel de riesgo, los pobres que reciben préstamos son buenos pagadores, y que al juntar muchos de estos pequeños préstamos no sólo se contribuye en alguna medida con el combate a la pobreza, sino que además pueden obtenerse ganancias respetables.

En este contexto, “Mibanco” -al igual que el resto de las instituciones financieras a nivel global- enfrenta ahora un entorno de negocios distinto al haber puesto la muestra que despertara el interés de las grandes instituciones bancarias y otras corporaciones transnacionales en el ámbito de los créditos de pequeña escala; corporaciones que han terminado por desarrollar productos en específico para el target de las microfinanzas.

Resulta favorable esta nueva situación para el que corresponde al mayor segmento de la población cuando ésta es estratificada en función de su nivel socioeconómico? A primera vista, pareciera que sí, ya que al convertirse en organizaciones más sofisticadas, la cobertura de las instituciones de microfinanzas por simple lógica se ve ampliada. Además, esta mayor cobertura y el correspondiente aumento de la competencia al ingresar nuevos participantes al sector debiera por fuerza implicar mejores condiciones para la clientela, así como una oferta mayor y mejorada en el número de servicios suministrados, tales como los microseguros. Sin embargo, las alarmas ya resuenan. La inclusión de jugadores cuya motivación única son las jugosas ganancias que genera esta “industria” comienzan a asfixiar a los prestatarios con una sobreoferta de dinero, que por más atractivo que parezca termina siendo caro y, en muchas ocasiones imposible de pagar en forma ordinaria -con las consecuencias que esto trae consigo en el plano judicial- al serles otorgado sin tener en cuenta si el acreditado efectivamente cuenta con la capacidad para efectuar su devolución de manera puntual.

Qué hacer entonces? Parece que la solución a esta situación se encuentra en la educación financiera. No en la restricción o el control gubernamental de las tasas, ni en la limitación del número de entes que participan en el ámbito de las microfinanzas; sino como ya dijimos antes, en la educación financiera. En la medida en la que los prestatarios asuman conciencia de sus capacidades y limitaciones económicas, entonces por fuerza las instituciones de microfinanzas habrán de ajustar sus esquemas y entonces sí, convertirse en una auténtica herramienta para el progreso y el combate a la pobreza.

time-logo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: