Archive for 15 agosto 2008

Crisis alimentaria: statu quo… o casi

agosto 15, 2008

Crise alimentaire : statu quo ou presque
Alternatives Economiques –  n°271 – Juillet 2008
Síntesis y Traducción

Fuente: afe-asie-nord.org/?p=247

El pasado mes de junio se reunieron en Roma los estados miembros de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura, por sus siglas en inglés) para la cumbre internacional sobre la seguridad alimentaria, al final de la cual sólo se comprometieron a “reducir a la mitad el número de personas subalimentadas a más tardar en el 2015”. Es un objetivo ambicioso, sí… pero es exactamente el mismo que se propuso en el año 2000 en el marco de los objetivos del milenio. Y hasta la fecha nada ha cambiado: en el 2007, 850 millones de personas sufrían hambre en el mundo y, este año, podrían aumentar 100 millones más debido al alza de los precios de los alimentos.

Concretamente, la internacional cumbre apenas aportó respuestas a la actual crisis alimentaria. Ante tal situación, resulta necesario decirlo: la cuestión de los agrocarburantes, presumiblemente los culpables de acentuar la penuria actual de los productos agrícolas, así como la subvención de los países del norte en su producción, acusada de destruir la cultura alimenticia de los países del sur, dividen profundamente la opinión de la comunidad internacional en la materia.

alternatives.economiques

Anuncios

Brasil Vs. México

agosto 13, 2008

Expansión Julio 2008
Brasil, a galope.
Síntesis y Traducción del artículo publicado por Hernán Iglesias Illa

Fuente:http://dmcwebd.deviantart.com/art/Brazil-x-Mexico-46353024

En contra de lo que muchos disfrutan, Brasil y México han sido países dignos de comparación desde hace varios años. Ambos son considerados lo mejor de lo mejor en América latina, pero últimamente, la “carrera” la va perdiendo México. Afortunadamente esta es una historia que no termina con la victoria o derrota del contrario, sino con retroalimentación y aprendizaje.

Con una población de 189.3 millones de personas y un PIB de 1.3 BDD, ya pagaron 83% de su deuda pública externa, y no dejan de encontrar campos petroleros con miles de millones de barriles de reserva. Brasil crece con rapidez y pocos se sorprenden. Ya tiene el grado de Inversión. Luiz Inácio Lula Da Silva, su presidente,  incluso ya anunció en Mayo que Brasil tiene planeado lanzar un fondo soberano de inversión, similar al de otras potencias emergentes. Este país es hoy una fuerza incontenible.

La economía en México es 30% menor a la de Brasil. La bolsa Mexicana de valor recaudó casi 450 MDD el año pasado, mientras que su contraparte brasileña (Bovespa) logró 3,700 MDD. Aparentemente, desde Abril, algunos analistas de Wall Street ya recomiendan vender acciones de las empresas mexicanas para comprar las de Brasileñas. Mientras en México Pemex anuncia la caída de su producción, el país sudamericano no ha dejado de hacer públicos sus hallazgos en la misma materia.

Brasil posee abundancia en recursos naturales y mano de obra de calidad a buen costo, mercados de capitales maduros y sofisticados, mayor grado de capitalización de empresas, pero también posee un sector público abultado e ineficiente. México, por su lado, tiene solidez macroeconómica, estabilidad monetaria y baja inflación, trece años sin crisis financiera, posee menor costo de capital, financiamiento local barato y accesible, pero también tiene una infinitud de desventajas, sobran monopolios y semimonopolios en sectores centrales de la economía, por ejemplo.

Ambos países tienen como prioridad la búsqueda y desarrollo de recursos humanos. Ya que no hay dudad de que la educación y el conocimiento fungen de base para sustentar el crecimiento y desarrollo de cualquier nación. Las Naciones no están formadas por otra cosa que individuos, de cada uno dependen las actitudes que cambiarán al mundo.

En un futuro, los planes y medidas que adopten ambas naciones marcarán los cambios probables a los que deban enfrentarse. Valdría la pena esperar un poco, observar, actuar desde nuestra posición particular, y aprender. Si México, nuestro país, busca sobrevivir, necesita crecer a un ritmo de 5 o 6%; su único alivio, por el momento, proviene del conocimiento de que Brasil es un país que está empezando desde mucho más abajo.

Expansión