Inteligencia Social

SOCIAL INTELLIGENCE. The new science of success
by Karl Albrecht.
Pfeiffer © 2005
304 pages

Síntesis y traducción

Fuente: http://www.amazon.com/…/dp/tags-on-product/0787979384

Para evaluar una situación social se requiere observar no sólo los intereses de la gente, sino también sus sentimientos y objetivos. Para obtener lo mejor de las personas, se les debe tratar con respeto. Escuchar requiere no sólo oír el punto de vista de los otros, sino comprenderlos y proceder a partir de ahí. Para responder, se requiere escoger las palabras adecuadas: las peleas raramente cambian opiniones o resuelven conflictos. Los comportamientos tóxicos son tan dañinos para el organismo social como ciertas sustancias para el cuerpo: la rudeza, la mala educación y la no empatía. Una actitud positiva siempre consigue respuestas igual de estimulantes. La inteligencia social trata todos estos temas pero, sobre todo, trata de identificar en nosotros mismos aquellos hábitos que nos gustaría conservar, aquellos que quisiéramos cambiar y los que podríamos mejorar o adecuar a las circunstancias.

La gente que posee este tipo de inteligencia suele atraer a los demás porque los hace sentir valorados, respetados y apreciados. Las personas que no saben manejar su inteligencia social, por el contrario, empequeñecen, enfadan o incomodan a sus semejantes. Hay personas que compulsivamente siempre intentan sobrepasar a los otros. Cuando caminan siempre intentarán ir adelante o en la carretera buscarán rebasarlos. Puede que lo hagan de forma inconsciente, pero los demás responderán inconscientemente también.

La inteligencia social se compone de los siguientes aspectos.

  • La presencia o ‘personalidad’. Se define como la impresión de nosotros mismos que dejamos en los demás. Comprende aspectos como el lenguaje verbal, el corporal, el aspecto físico y el carisma, que es el nivel de energía social que tenemos.
  • Autenticidad, a la cuál sólo podemos acceder cuando conocemos nuestros verdaderos objetivos y motivaciones. Algunas personas pueden ser socialmente inteligentes, pero carecen de ‘inteligencia emocional’. Pueden ser líderes de grupo pero fallan a la hora de intimar con los demás. Para poder conectar con los demás, hace falta ser auténtico.
  • Claridad. Supone la habilidad de expresarse eficientemente mediante el lenguaje. Los patrones del discurso determinan cómo las personas responden unas a otras en todos los niveles. Esto no significa que haya que explicarle todo detalladamente a los demás, pero sí se trata de plantear bien las ideas. Tener un vocabulario amplio y no caer en muletillas resulta útil para este propósito.
  • Empatía. Es la habilidad para tomar en cuenta los sentimientos del otro. La empatía es el ingrediente principal de la cooperación.

Desarrollar la inteligencia social resulta fundamental para mantener a flote cualquier tipo de organización, ya sea empresarial o incluso personal, como una familia. Cuando se practica hasta que forma parte de la naturaleza de nuestro comportamiento, nos proporciona diferentes opciones y beneficios. No existe un grupo social que sea ajeno a este tipo de inteligencia.

Etiquetas: , , , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: