¿Puede Europa crecer sin Estados Unidos?

Alternatives-Economiques n°267, Mars 2008.
L’Europe peut-elle croître sans les Etats-Unis?
Síntesis y traducción del artículo escrito por Timbeau, Xavier.

Fuente: http://mx.youtube.com/watch?v=PcYVrZACIEU

No hay duda acerca de la disminución del crecimiento económico de Estados Unidos, pero la incertidumbre se cierne al tocar el tema de los efectos de la reactivación monetaria y presupuestaria: ¿Rebotará rápidamente o se trata de una recesión profunda que aguarda a los estadounidenses?

De esta incertidumbre se desprende la inquietud sobre el crecimiento europeo. Estados Unidos siempre ha sostenido la exportación europea por lo que, inevitablemente, menos importaciones trasatlánticas se traducirán en menos actividad en el viejo continente. Sin embargo, esta situación, que puede ser fácilmente cuantificada, no es realmente la amenaza que parece. Estados Unidos representa un poco menos del 10% del total de la exportación europea, por lo que un crecimiento nulo en este país no le costaría mas que unos cuantos décimos de puntos de actividad. Por supuesto, esta cifra hay que multiplicarla por cada país perteneciente a la Unión Europea que exporta a Estados Unidos pero, aún así, puesto que el mercado estadounidense no representa mas que una parte (entre un cuarto y un quinto) de la economía mundial, una recesión severa sólo provocaría una disminución moderada en el resto de planeta. En todo caso, este es el mensaje que envían los modelos macroeconómicos internacionales, que reúnen a la vez el sentido común y la observación (la débil correlación entre el crecimiento mundial y el crecimiento en Estados Unidos).

El impacto del atraso estadounidense con respecto a Europa será equivalente al del dólar, que se depreció frente al Euro en el 2006 y el 2007, alcanzando un umbral de resistencia de 1.5 dólares por Euro. El mejoramiento del actual déficit estadounidense -no solamente porque la importación de Estados Unidos es menor, sino también porque gana terreno en el mercado- fortalece su moneda. Para Europa, esto significa que la disminución de la exportación hacia Estados Unidos no será peor en el 2008 de lo que fue en el 2007.

En base a estos elementos, puede concluirse que la disminución no golpeará a Europa de frente. Por el contrario, la crisis bancaria y financiera que se encuentra en el origen de esta situación, sí amenaza profundamente la economía europea. La desconfianza entre las instituciones financieras paraliza los mercados de refinanciamiento. Sin estos, la intermediación entre ahorradores e inversionistas se compromete, ya sea en Europa o en cualquier otra parte. Así como con la explosión de Internet, la sincronización y las coyunturas no son la consecuencia del flujo de mercancía, sino la similitud en las prácticas financieras y el fortalecimiento de los lazos entre las instituciones que las llevan a cabo. Es esta realidad la que debe, primero que ninguna, inspirar las acciones de la política económica.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: