Educación en Francia: ¿Desigualdad en el empleo?

ALTERNATIVES-ECONOMIQUES n°269, Mai 2008
Education : filles et garçons vers l’égalité à l’école ?
Síntesis y traducción del artículo escrito por Mihir A. Desai

Aunque comenzó en la década de los cincuenta y en los años sesenta ya era algo más normal, la educación mixta no se generalizó oficialmente sino hasta 1975. En las primarias de hoy, las niñas superan a los niños en la materia de francés y a la edad de 18 años, sólo el 8% de ellas presenta problemas de lectura, contra el 14% de los niños. Sin importar la clase social, las chicas reprueban menos y al momento de graduarse, el 70% de ellas logra hacerlo, contra sólo el 59% de los muchachos. Al concluir la educación superior, el 27% de las mujeres tiene un título de estudios largos, desde la licenciatura hasta el doctorado, contra el 23% de los hombres. En suma, la esperanza escolar de las niñas a la edad de dos años es de 19.1 años, y para los niños es de 18.5.

Sin embargo, pareciera ser que “a cada sexo su área de estudio”. Ya en la primaria, los niños son mejores que las niñas en matemáticas y desde entonces se sienten atraídos por las materias técnicas y científicas. En Francia, esto equivale a tener un empleo mejor remunerado. En la preparatoria, las áreas literarias presentan un 80% de estudiantes mujeres, y las ciencias médico-sociales más de un 90%. Por su parte, el área científica cuenta con el 55% de hombres y el bloque de ingeniería, con más del 90%. En la educación superior la situación es análoga: del 42% de las aspirantes a la universidad, tres cuartos se orientan a carreras literarias contra el 30% que elegirá carreras científicas, y la mitad obtendrá doctorados en letras y ciencias humanas.

Es una elección de vida en la que, sin duda, para muchos casos intervienen los diferentes elementos de los roles masculino y femenino existentes en la sociedad. Desde una edad sumamente temprana, los alumnos y sus familias interiorizan estas diferencias, pero la escuela las refuerza al orientar a las niñas hacia las áreas que les son “predestinadas”.

Esta situación está muy relacionada con la desigualdad de empleo. Cuando a las niñas se les induce a un tipo de comportamiento ‘preestablecido’, se les manda también el mensaje de negarse inconscientemente a la competencia ensañada propia de ciertas áreas o a decidir invertir gran parte de su vida personal en una cierta profesión. Por supuesto, no siempre se trata de desigualdad, sino de una elección de vida que no necesariamente es mejor que la otra, pero se debe estar atento a que realmente se trate de elecciones y no de encasillamientos determinados por el sexo.

Etiquetas: , , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: