The 7 Habits of Highly Effective People.

A principios de la década de los 90´s, Stephen R. Covey publicó este bestseller en el que dio un giro fresco a los valores y a la ética que habían sido inaccesibles para algunos por su complejidad. En siete sencillos pasos, como mucha gente prefiere que sea, este libro muestra y demuestra las siete formas que ya utiliza la gente para alcanzar la Autorrealización, cómo construir el carácter propio, y dar forma a sí mismo de manera deliberada. Cuando entendemos que en nosotros se encuentra la habilidad para mejorar nuestros hábitos y cambiar nuestras vidas, dejamos de ser estática.

Cada cual representa sus hábitos, y es imprescindible guiarse a partir de valores. Valores como la integridad, dignidad, el servicio, la prudencia, perseverancia, el coraje. Éstos son los que marcan la pauta de quien somos, del cómo nos comportamos. Soy lo que pienso, pero aún más importante, soy como actúo. La libertad habla de actos consientes y voluntarios. Es una cualidad innata de ser humano que, como muchas, debe de ejercerse pensando. Las personas que comprenden este principio salen de lo ordinario, y difícilmente a cualquiera le puede incomodar ser alguien extraordinario. La prioridad debe de ser enfocarse en desarrollar un carácter propio, ya que la personalidad(a la que suele darse tanta importancia) se da de forma colateral a éste.

Los siete hábitos de la gente productiva:

1) Tomar la iniciativa. Ser activo

Las personas realmente activas no se limitan a sí mismas, encuentran siempre algo en lo que puedan superarse. Reconocen que sólo ellos pueden tomar la decisión de reaccionar ante el mundo y sus situaciones, como cada cual desee. Viven en su posibilidad de Ser. Comienzan por cambiar algo pequeño dentro de sí mismos, para terminar afectando al mundo a su alrededor.

2) Concentrarse en cumplir objetivos. Visualizar la meta cuando aún no hemos comenzado.

Darse un tiempo para pensar realmente sobre lo que es importante, sobre lo que se desea lograr con una vida, con la propia. No se trata de alcanzar cualquier objetivo, mucho menos de simplemente lograr “algo”, sino de realizarse, analizarse, y comprometerse. Materializar El objetivo, el tipo de persona en el que queremos transformarnos.

3) Establecer prioridades. Poner primero lo primero.

Es sencillo distinguir las cosas urgentes y solucionarlas, pero comprender qué es en verdad importante es el reto. Es posible alcanzar un equilibrio en todos los ámbitos de la vida, siempre y cuando se tome uno el tiempo para dar prioridades a lo que relevante, y no tonterías. Es sumamente importante poner atención por igual a cada uno de los roles que jugamos en la vida diaria. Éstos deben de ser equitativos el uno con el otro, para que así podamos ser coherentes con nosotros mismos y a la vez consistentes en lo que hagamos.

4) Ganar cuando los demás también lo hacen. Pensar en relaciones en que ambas partes salgan beneficiadas (Ganar/Ganar), no debe de existir en nuestro universo otro tipo de relación.

En todo tipo de relaciones interpersonales no puede haber lugar para una filosofía que haga a un lado el beneficio de todos. Esa antigua creencia de que le debe ir mal a alguno para que alguien más disfrute del bien, es completamente errónea. Cada vez que lo requiera, y prácticamente en cualquier situación, es posible deducir una opción que beneficie a todas las partes.

5) Comunicarse. Preocuparse primero por escuchar y comprender, después por ser comprendido.

Mucha gente está más consternada por lo que va a contestar, antes de que su interlocutor termine de hablar, que en escucharlo con atención. Uno de los principios básicos en la comunicación (y la vida) es la reciprocidad, y sin ella no sería posible comprendernos.

6) Cooperar. Mantener un espíritu de sinergia en dónde la suma de las partes es superior a lo que aportan por separado.

La cooperación multiplica el poder de uno, así de sencillo. Cuando a la gente le resulta imposible adquirir una actitud de sinergia, es porque no escuchan, responden sin pensar si quiera, sus reacciones pueden ser la defensiva, autoritarias o pasivas. Simplemente no saben cooperar, y eso está en cada uno de nosotros.

7) Reflexionar constantemente. Tomarse un tiempo para dar cauce a sí mismo.

Las personas efectivas toman cuidado tanto de su cuerpo como de su mente, ya que no se trata de polarizar actividades y dedicarse exhaustivamente a alguna. En la riqueza se encuentra en la diversidad.

The 7 Habits of Highly Effective People
Powerful Lessons in Personal Change
by Stephen R. Covey
Copyright © 1989 by Stephen R. Covey,
Published by Free Press / Simon & Schuster, Inc., N.Y.
384 pages
Síntesis y Traducción.

Etiquetas: , , ,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: